La ciudad de los niños

La ciudad no está hecha para los niños. No tenemos más que observarlas durante un momento para darnos cuenta de que hay un adulto detrás y delante de ellas. Las ciudades están diseñadas por y para lo adultos.

En las últimas décadas, debido a la elección del ciudadano adulto y trabajador como parámetro de desarrollo y de cambio, la ciudad ha perdido una de sus características originarias, la de ser un lugar de encuentro e intercambio entre las personas.

Hemos convertido la ciudad en un espacio poco seguro para los niños, y a ellos, en personas dependientes: necesitan ser vigilados, controlados y acompañados constantemente. ¿Cómo vamos entonces a enseñarles a ser personas responsables y conscientes?

Por todo ello, en 1991, en Fano (Italia), se puso en marcha un proyecto: “La ciudad de los niños“. Su objetivo es trabajar hacia una nueva filosofía de gobierno de la ciudad, construyendo ciudades adaptadas a las necesidades de todos, incluidos los niños, y concienciando a la sociedad de su trascendencia. No se trata pues de aumentar los recursos y servicios para la infancia, como se ha venido haciendo hasta ahora, sino de crear ciudades de las que los niños puedan tomar parte, y en las que puedan vivir una experiencia como ciudadanos que son. Así, sólo tendrán que preocuparse de una cosa: jugar.

Una iniciativa muy especial a la que ya se han adherido más de 100 ciudades de Italia, España y América Latina. Esperemos que algún día todas las ciudades sean también para los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *