Cuentos para antes de despertar

| |

Hoy más que nunca es conveniente recordar que otra realidad, basada en la igualdad y el respeto a la diferencia, es posible. Una realidad de la que nos hablan precisamente estos cuentos que difieren de «la norma establecida»: Cuentos para antes de despertar.

Los cuentos suelen ser infantiles, pero estos también gustarán a los adultos, por la trascendencia y actualidad de sus mensajes. Cuentos para antes de despertar habla de los últimos movimientos y revueltas sociales, la lucha contra la homofobia, la exclusión social, la violencia de género y los derechos de la mujer.

Sus autoras Myriam y Nunila se describen a sí mismas reconstructoras de sueños rotos. Quizá porque es eso mismo lo que pretenden con sus historias: reconstruir una realidad que en ocasiones pierde su esencia y se tambalea. Es por eso que consideran tan importante ver la vida desde otra perspectiva y, sobre todo, querernos siempre, siempre.

Para ello, cuentan con la inestimable ayuda de sus personajes. Desde estrellas desobedientes que aspiran a más, hasta colores que que están dispuestos a dejar los roles que les han atribuido para mezclarse y convertirse en algo nuevo. Todos tienen algo en común: son insumisos, tercos, cooperativos y creativos. En definitiva, no se conforman. Y eso es lo que les permite avanzar.

¿Te gustaría conocer sus historias?

Ficha técnica

  • Título: Cuentos para antes de despertar
  • Autora: Nunila López Salamero
  • Ilustradora: Myriam Cameros Sierra
  • Editorial: Planeta
  • Año de edición: 2012

2 comentarios en “Cuentos para antes de despertar”

  1. Tus comentarios sobre el libro hacen que mi curiosidad se desborde y me crea la necesidad de leerlo para poder valorar y ver si mi visión coincide con lo que tu nos trasmites.

    Responder
    • Me alegra que así sea Isabel. Creo que los cuentos no son sólo cosa de niños, ya que invitan también a que el adulto reflexione y se cuestione sus creencias. Por eso es un recurso tan valioso.

      Ya nos contarás tu impresión tras su lectura. ¡Gracias por tus palabras!

      Responder

Deja un comentario