Present Perfect

¿Qué tienen en común dos generaciones aparentemente opuestas que no comparten un pasado ni un futuro? El presente. Sí, ese en el que a veces se nos olvida que estamos pensando en lo que fue o en lo que está por venir. Ese momento fugaz que parece no existir y el que, en la mayoría de los casos, carece de valor. Ese espacio de tiempo que une a padres e hijos, a tíos y sobrinos, a abuelos y nietos.

Consciente de ello, la residencia para mayores Providence Mount St. Vicent de Seattle decidió hace unos años poner en marcha el Centro de Aprendizaje Intergeneracional (CIT), un lugar de encuentro para dos generaciones muy diferentes y distanciadas: los ancianos residentes y un grupo de niños de entre seis meses y cinco años de edad. Un programa de convivencia con el que realizan juntos diversas actividades planificadas (música, danza, narración…) y disfrutan de su compañía en los diferentes momentos del día.

¿Cuál es el objetivo? Aprender los unos de los otros, de sus limitaciones y de sus aptitudes, contagiarse por la vitalidad y energía de los más pequeños, y la sabiduría y la experiencia de los más mayores (todas las etapas de la vida son valiosas). Y sobre todo, compartir el momento presente. Toda una lección de vida.

Todo esto fue lo que motivó a la cineasta Evan Briggs a dirigir The growing season (antes llamado Present Perfect), un documental que  pretende dar visibilidad al proyecto y ofrecer una visión íntima de un mundo donde niños y ancianos aprenden y crecen juntos por un momento en el tiempo.

La oportunidad de ser felices juntos se da una vez en la vida y esa oportunidad es el ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *