La máquina de fabricar besos

Los besos no se pueden ver. Tampoco se pueden oler, ni oír, ni tan siquiera tocar. Pero… ¿y si no fuera así? ¿Y si existieran físicamente? El protagonista de hoy lo hace posible gracias a un magnífico invento: La máquina de fabricar besos.

Cornelio era un viejecito que no había descubierto el amor. Solo y triste, se dedicaba a inventar: semillas voladoras, rastrillos mellados, flores con ruedas… Pero un día, con un trozo de cuerda, clavos y papel, Cornelius creó una máquina de fabricar besos.

Dicen que nunca es tarde para encontrar el amor. Y es cierto. A veces, ocurre de la manera más insospechada, como es el caso de Cornelio, quien además nos muestra que el amor tiene el poder de transformar a las personas y sacar lo mejor de ellas, como ocurre con Gala. Porque cuando una persona se siente querida, se quiere más a ella misma. Y todos necesitamos sentirnos queridos.

Y tú, ¿qué harías con una fábrica de besos?


FICHA TÉCNICA

  • Título: La máquina de fabricar besos
  • Autor: Jordi Comasolives
  • Ilustradora:: Charlotte Cottereau
  • Editorial: Tramuntana
  • Año de edición: 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *