Érase dos veces Caperucita

Todos conocemos a Caperucita. Una dulce niña con una caperuza roja que, de camino a casa de su abuela, se mete en problemas por desobedecer a su madre y fiarse de un lobo. La moraleja de esta historia, por tanto, está relacionada con las consecuencias de la desobediencia, donde el miedo juega un papel fundamental. Sin embargo, existen otras formas de transmitir a los niños la importancia de tomar “buenas” decisiones. ¿Cómo? Éste es un claro ejemplo: Érase dos veces Caperucita.

Érase dos veces una niña llamada Caperucita. Una Caperucita que, en esta ocasión, no temerá a ningún lobo, no se asustará de unos grandes dientes y tomará sus propias decisiones.

Érase dos veces es una segunda oportunidad para los cuentos de siempre. Un proyecto de dos papás, Belén Gaudes y Pablo Macías, que reinventa los cuentos clásicos, transformándolos en relatos coeducativos, donde la desigualdad, el sexismo y la violencia no tienen cabida. Y todo ello, respetando la magia de las historias, la fantasía y su atemporalidad. Porque lo importante no es el género, sino la persona.

¡El cambio a una sociedad más justa comienza por la infancia!


FICHA TÉCNICA

  • Título: Érase dos veces Caperucita
  • Autores: Belén Gaudes y Pablo Macias
  • Ilustrador: Nacho de Marcos
  • Editorial: Cuatro tuercas
  • Año de edición: 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *